domingo, 7 de abril de 2013

CÓMO NUTRIR EL CABELLO




Para evitar la caída de cabello se recomienda incluir en la alimentación, fuentes del ácido graso esencial alfa linolénico (omega 3) como son el salmón, trucha, sardinas o macarela, por lo menos 3 veces por semana.

Si usted no es particularmente amante del pescado, puede tomar un suplemento de "aceite de semillas de linaza" (flax seed oil) o moler las semillas de linaza y agregar el tanto de 2 cucharadas por día a bebidas, ensaladas y otros platillos

Las vitaminas L-cisteina, paba, biotina e inositol y los minerales: hierro y zinc, se necesitan para el crecimiento del cabello sano. Una causa común de pérdida de cabello en la mujer en edad reproductiva, es la anemia por deficiencia de hierro, usualmente por sangrado menstrual abundante, partos o una dieta deficiente en hierro. Agregue a su dieta alimentos ricos en hierro como cereales de grano entero, vegetales de hoja verde, huevos, dátiles y pasas. No se olvide de la vitamina C que aumenta la absorción de hierro (agregue frutas cítricas). La vitamina E es también importante para tener un cabello sano, se encuentra en aguacates, semillas, aceite de oliva y maní

Para las personas con problemas de caspa o piel cabelluda muy grasosa, se recomienda disminuir los alimentos con mucha azúcar y la grasa animal, porque pueden aumentar la producción de sebum.

En personas vegetarianas se puede presentar alopecia por deficiencia de proteínas en la dieta.

Sin lugar a a dudas, una alimentación que favorece a los cabellos será una alimentación equilibrada, ni demasiado grasa, ni demasiado azucarada, ni muy refinada, dando preferencia a los minerales y a las vitaminas y facilitando la digestión y la asimilación

Una alimentación Para mantener los cabellos fuertes y saludables debe contener:

· Pan integral

· Cereales integrales (arroz integral o semi-integral).

· Levaduras

· Yogures

· Aceites de primera presión

· Huevos (3 o 4 por semana)

· Frutas rojas. Cerezas en verano; naranjas y mandarinas en invierno. Manzanas. Frutos secos.Muesli.

· Pescado magro

· Verduras (especialmente zanahorias)




La ingesta de proteínas es uno de los elementos claves para tener un pelo sano y fuerte.
Vitamina A.Sin ella la piel se vuelve seca y frágil. Debe controlarse su dosificación ya que la sobredosis puede provocar reacciones inflamatorias a nivel de las raíces del pelo. Sólo puede haber sobredosis de Vit. A con las vitaminas de síntesis (fármacos).Fuentes: Zanahorias, perejil, almendras, cereales integrales, espinacas, frutas rojas, carne roja, pescado, leche, manteca, yema de huevo.

Vitaminas B.Son las más importantes para el cabello. Entre ellas, se conoce mejor la actividad del ácido pantoteico o B5, que favorece el rebrote, en algunos casos. A menudo es la base de lociones capilares. El ácido pantoteico se encuentra en la yema del huevo, el hígado, las nueces, las avellanas, los maníes, la leche, el yogur y la levadura. Las necesidades del hombre adulto se estiman entre 0,05 y 0,5 grs diarios. Las vitaminas B sólo provocan transtornos por insuficiencia. Un buen funcionamiento de nuestro hígado es indispensable para su asimilación. La clara de huevo cruda puede jugar el papel de una antivitamina B8 (Biotina), cuya carencia puede provocar seborrea. Por ello es aconsejable consumir los huevos pasados por agua (generalmente, 3 minutos de cocción bastan).

Vitamina F.Los ácidos grasos que pueden encontrarse en los aceites son llamados Vitaminas F o ácido linoleico (ácidos grasos insaturados). Aceites de primera presión en frío, de nuez, girasol, oliva y soja. Un régimen pobre en vitamina F puede provocar un engrosamiento de la capa córnea, una atrofia parcial de las glándulas sebáceas y los bulbos. Comer algo de verdura cruda cada día, sazonada con aceite, basta para llenar esta necesidad.

Vitamina K.Posee un poder bactericida sobre la flora microbiana del cuero cabelludo. Fuentes: Repollo, coliflor, espinacas, aceite de soja, apio en ramas, achicoria, lechuga, perejil. También aquí, los intestinos juegan un papel importante, en su asimilación y elaboración.

Sales minerales: La mayor parte de las sales minerales útiles para los cabellos se encuentran en el gérmen de trigo. Basta con consumirlo a razón de dos cucharaditas de café al día.Cobre.Garantiza la buena calidad de los cabellos. Fuentes: Espinacas, cereales, pan integral, puerros, frutos secos.

Zinc.La actividad del zinc se encuentra implicada en nada mnenos que 90 enzimas de nuestro organismo y nuestras necesidades diarias se estiman em 15 mg/día. Debido a un conjunto de factores como una alimentación rica en fibra, infecciones, preñez, lactancia, etc., pueden precisarse suplementos dietarios del mineral. Fuentes: Pan integral, copos de avena y de maíz, harina y gérmen de trigo, pescado de agua dulce, ostras, leche, clara de huevo.

Azufre.La concentración de azufre en los cabellos alcanza hasta un 4%. Este elemento asegura la cohesión de las fibras de queratina y aumenta la resistencia del cabello. Diferentes productos capilares pueden producir una merma de este mineral en el organismo (ciertos líquidos y cremas para permanentes, el amoníaco, el agua oxigenada). Fuentes: Huevo, almendras, berros, leche, mostaza, rábano, ajo.

Magnesio.Ayuda a otorgar vitalidad a las fibras del cabello. Fuentes: Bananas, trigo integral, trigo germinado, castañas, dátiles, cerezas, espinacas, frambuesas, queso,, peras, puerros, pasas de uva.
 
 
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada